Biblioteca

Biblioteca

jueves, 20 de marzo de 2014

Relato de un náufrago

DATOS DEL LIBRO
Tïtulo:Relato de un náufrago(1982)
Autor: Gabriel García Márquez
Nº de páginas: 176 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Editoral: DEBOLSILLO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788490323762

"Fue el primer animal que vi, casi treinta horas después de estar en la balsa. La aleta de un tiburón infunde terror porque uno conoce la voracidad de la fiera. Pero realmente nada parece más inofensivo que la aleta de un tiburón. No parece algo que formara parte de un animal, y menos de una fiera. Es verde y áspera, como la corteza de un árbol. Cuando la vi pasar orillando la borda, tuve la sensación de que tenía un sabor fresco y un poco amargo, como el de una corteza vegetal. Eran más de las cinco. El mar estaba sereno al atardecer. Otros tiburones se acercaron a la balsa, pacientemente, y estuvieron merodeando hasta cuando anocheció por completo. Ya no había luces, pero los sentía rondar en la oscuridad, rasgando la superficie tranquila con el filo de sus aletas."
Relato de un náufrago es la historia de Luis Alejandro Velasco, un hombre que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe. Cuando lo escribió García Márquez era un joven reportero que vivía en Barcelona y tuvo la oportunidad de escuchar el relato en boca del protagonista a través de 20 sesiones de seis horas cada una de entrevista. Su intención, pues, era escribir un relato -de hecho se publicó por entregas en El Espectador de Bogotá en 1955- pero, sin saberlo, estaba creando una verdadera obra literaria. Su publicación hizo temblar las bases del régimen dictatorial del general Gustavo Rojas Pinilla, pues éste atribuyó la causa del naufragio a una tormenta mientras que el reportaje -y, por lo tanto, el superviviente- revelaba el motivo real del naufragio: la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana. Perdieron la vida en el hundimiento siete marineros, el único que afortunadamente se salvó fue Velasco. El reportaje fue censurado y las directivas de El Espectador decidieron que su autor saliera del país rumbo Europa para cubrir algunas noticias. Vamos, que el libro no va falto de historia, es por eso que, cuando en 1970 por fin se editó en forma de libro, el prólogo se tituló "La historia de la historia" y, en él, Gabo describe el origen y el making of del libro, finalizándolo de la siguiente manera:
"Yo no había vuelto a leer este relato desde hace quince años. Me parece bastante digno para ser publicado, pero no acabo de comprender la utilidad de su publicación. Me deprime la idea de que a los editores no les interese tanto el mérito del texto como el nombre con que está firmado, que muy a mi pesar es el mismo de un escritor de moda. Si ahora se imprime en forma de libro es porque dije sí sin pensarlo muy bien, y no soy un hombre con dos palabras."

Cien años de soledad
El amor en los tiempos del cólera
Relato de un náufrago
Memoria de mis putas tristes
Crónica de una muerte anunciada
Ojos de perro azul
Los funerales de la Mamá Grande
El coronel no tiene quien le escriba
La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada
Doce cuentos peregrinos
La hojarasca
La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile
La mala hora
Del amor y otros demonios
Yo no vengo a decir un discurso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...