Biblioteca

Biblioteca

lunes, 28 de septiembre de 2015

El árbol de la ciencia

En el centro del Paraíso había dos árboles: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. El árbol de la vida era inmenso, frondoso y daba la inmortalidad. Del árbol de la ciencia no se dice como era, pero sobre él pesaba el aviso de Dios: si se comía de su fruto, nuestros primeros padres morirían de muerte. Andrés Hurtado, alter ego de Pío Baroja (1872-1956), pensaba que el consejo de Dios no era muy distinto al del accionista de un banco: comed del árbol de la vida, sed bestias, sed cerdos, sed egoístas, revolcaos por el suelo alegremente; pero no comáis del árbol de la ciencia, porque ese fruto agrio os dará una tendencia a mejorar que os destruirá. En estas pocas palabras puede resumirse un libro inmenso, El árbol de la ciencia (1911), primera novela existencialista de la historia, escrita sobre la base de un pesimismo extremo acerca de las posibilidades del conocimiento del ser humano.

Documentos interesantes para descargar y ver :



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...